Prueba: Fixie INC. Floater – La reina del asfalto

Llevaba un tiempo indagando el mercado para hacerme con una bicicleta single speed con la que moverme por la ciudad. Mi concepto de bicicleta urbana está definido por dos patrones: elegancia y simplicidad. Gracias a los amigos de Bikester he tenido la oportunidad de probar una de estas bicicletas fixie, en concreto el modelo Floater de la marca Fixie INC., una compañía fundada en Alemania en el año 2003.

He estado probando esta máquina en una de las ciudades en la que la bicicleta y el ciclismo son una religión. Durante varias semanas he estado machacando el asfalto de las calles de Ámsterdam para poner a prueba a esta bicicleta que, como buen producto de origen germano, ofrece la mejor de las garantías.

Unboxing

La recepción de la bicicleta fue rápida. Apenas tres días después de hablar con los compañeros de Bikester tenía el envío en casa. La bicicleta llegó en una caja de cartón en perfecto estado. Todas y cada una de las partes susceptibles de sufrir daños estaban bien protegidas con embellecedores de plástico y con cartón y papel antiarañazos.

Además de la bicicleta en sí, la caja incluye unas cuantas herramientas que servirán para el montaje. También un manual con instrucciones de cómo colocar cada una de las piezas y de cómo efectuar el mantenimiento.

Aparte de todo eso, el paquete incluye toda la documentación que garantiza que cada una de las piezas de la bicicleta han pasado las revisiones de seguridad pertinentes.

Montaje

La bicicleta viene montada al 80%. Al ser una bicicleta single speed el ajuste inicial se reduce a la mínima expresión. Lo único que hay que hacer es colocar el manillar en la potencia, encajar la rueda delantera en la horquilla, instalar el sillín, los pedales y apretar los frenos. La rueda trasera viene instalada por defecto sin el piñón fijo, así que si quieres el freno a contrapedal tendrás que voltearla.

Si no tienes nociones de mecánica, quédate tranquilo: el montaje es sencillo gracias al manual de instalación, compuesto por texto y fotografías ilustrativas. Eso sí, echamos en falta que el manual se pueda leer en castellano: solo venía en alemán, francés e inglés.

Por otro lado, cabe destacar que el montaje inicial se realizó completamente con las herramientas que venían con la bicicleta. En este sentido me gustaría puntualizar que si dispones de herramientas propias será mejor hacer uso de ellas, pues las que vienen con la bicicleta son menos robustas y están preparadas para un uso puntual.

Sobre el asfalto

Pero vamos con lo importante: el comportamiento de la bicicleta por las calles de Ámsterdam. En primer lugar cabe destacar que cada vez que la sacamos a pasear atrae todo tipo de miradas por su elegancia y simplicidad. La bicicleta tiene un acabado negro satinado tanto en el cuadro como en las llantas y los detalles como la marca del fabricante o el logo se reducen a la mínima expresión, por lo que la compañía sigue teniendo presencia en el cuadro pero sin afectar a la estética final de la bicicleta.

Uno de los aspectos que más me ha gustado ha sido el de las ruedas. En primer lugar por el acabado de la llanta. Su perfil es de 28 centímetros, con lo se mejora notablemente la estética de la bicicleta. Además, gracias al perfil de 28 centímetros, la bicicleta mantiene una buena inercia al rodar.

Pero lo más interesante de las ruedas es la calidad de los neumáticos. La Fixie INC. Floater viene equipada con los neumáticos de competición Thickslick. Aparte del buen agarre que ofrecen en cualquier superficie y en cada curva, destaca su balón de 28 centímetros, el cual da una presencia impactante cuando ruedas sobre ella. Esta anchura también me ha permitido tumbar más en cada curva sin tener riesgo de que la rueda vaya a deslizar sobre el asfalto.

A nivel de manejabilidad la bicicleta es súper ligera y reactiva en movimiento. El peso total, con un cuadro de aluminio 6061, es inferior a 10 kilogramos. Por tanto es una bicicleta ideal para moverse por ciudad. Gracias al manillar estrecho he notado un increíble facilidad para filtrarme por cualquier recoveco: entre peatones, entre bicicletas, entre edificios, entre el tráfico…

De momento solo he probado la bicicleta con el buje de rueda libre, con lo que aún no he podido testear cómo se comporta el contrapedal. En este sentido, cabe destacar que los frenos de llanta Tektro R-315 se funcionan a la perfección y ofrecen una gran seguridad y calidad de frenado. Las manetas de los frenos son pequeñas, por lo que van en sintonía con las dimensiones reducidas del manillar. Por otro lado, cabe destacar que en el puente de frenos hay una pequeña palanca para abrir las zapatas que viene muy bien si en algún momento quieres sacar la rueda o si prefieres menos tacto al interactuar con las palancas.

En ciudades como Ámsterdam este tipo de bicicleta es genial, pues se trata de zonas urbanas totalmente llanas en las que tanto el desarrollo como el perfil de la rueda ayudan a mantener la inercia en movimiento. El desarrollo es un 46 x 11, por lo que se puede mover con facilidad, estés o no estés acostumbrado a rodar con bicicleta.

En la caja también se incluyen una serie de accesorios como son dos paneles reflectantes para cada una de las ruedas y un timbre. Cabe destacar que los pedales también incluyen elementos reflectantes para mejorar la visibilidad en horas de menos luz. En relación a los paneles reflectantes de las ruedas he de decir que no me gustaba la estética final y decidí quitarlos (se puede hacer con los dedos y sin necesidad de herramientas).

Por último me gustaría destacar la geometría de la bicicleta. La postura sobre ella es cómoda para rodar y para pilotar por la ciudad. No cuenta con un diseño demasiado agresivo hacia abajo, pero tampoco se trata de una bicicleta de paseo sobre la que ir relajado. Se sitúa en una posición intermedia entre la bicicleta de competición y la bicicleta de paseo, por lo que garantiza la eficacia de pedaleo sin comprometer la comodidad. Por su parte, los pedales de plataforma son anchos y robustos para garantizar una correcta posición del pie.

En definitiva

En tiempos de carbono, frenos de disco, cambio electrónico o bicicletas eléctricas, he podido disfrutar de una bicicleta que nos devuelve a los orígenes del single speed. La Fixie INC. Floater es delicatesen para el pedaleo urbano: su diseño minimalista y su acabado elegante me ha trasladado a la ciudad de San Francisco, donde los repartidores empezaron a experimentar con estas bicicletas.

Es una opción fantástica para desplazarse por ciudades con un relieve predominantemente llano. En movimiento es reactiva y mantiene muy bien la velocidad gracias al desarrollo y al perfil medio de las llantas. La seguridad se nota en cada curva gracias a la calidad de los frenos y a sus neumáticos de competición

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deja un comentario